Social Icons

Featured Posts

sábado, octubre 11, 2014

Masonería hispana solo para mujeres o mixta....

EFIGIE DEL TIEMPO donde creer es crear. 

Por Juan Orrego

Siendo un creyente de la igualdad en el sentido extenso de la palabra, hemos defendido de manera abierta la necesidad de incorporar y aceptar a la mujeres en su deseo personal de conocer nuestros augustos misterios. Es cierto también que 300 años de historia dogmatizada por entendimientos medievales del humanismo aun hacen imposible el logro de esta justa y necesaria acción en el siglo XXI.

También es cierto que he fundado una logia masculina, pero ello, no me hace negar que en el horizonte por venir más temprano que tarde el que reconocimiento se dará de manera efectiva desde Inglaterra y creo por ello, que hay que impulsar formar inteligentes para hacer viable la participación femenina en logia.

La experiencia de esta ultima década en U.S. me enseña que la mujer hispana está deseosa de la "LUZ". Pero asimismo, no podemos trabajar de manera mixta, la masonería masculina tiene sus propias fallas que contamina muchas veces el desarrollo de las mujeres en su aspiración y realización masónica. 

Mi punto hoy es que la masonería mixta en lengua hispana en U.S. se dará mas bien por efecto necesario de la socialización y aspiración mutua de desarrollo institucional dentro de la sociedad. Pero mientras ello se logra debemos trabajar, apoyar toda acción de las MUJERES HISPANAS para que PARTICIPEN Y HAGAN LOGIAS solamente FEMENINAS.

Nuestra tarea H:. debe ser formativa, aspiramos a la libertad, a la igualdad y la fraternidad creo que esto es lo que ellas necesitan aquí en Estados Unidos, más que estar en logias mixtas.

No estoy en contra de la masonería mixta, creo que es buena para la diversidad de nuestra fraternidad pero en la medida que no dejemos libres en el sentido honorable de la palabra a la mujeres para explorar, aprender y desarrollarse masónicamente la mixticidad en este momento en U.S. solo nos lleva al caos y a la improvisación formativa de la mujeres hispanas.

La masonería masculina hispana debe tener un papel educador y de observación continuo para el logro de la mujeres hispanas en masonería bien formadas,  en el ritual y en el simbolismo. Nosotros debemos mejorar nuestras estructuradas logiales. Solo así la misma necesidad efecto del tiempo hará a la mixticidad una necesidad, pero con la diferencia que habrá hombres y mujeres formados si bien es cierto de manera independiente, pero que sabrán valorar la frase FAMILIA EN ACCIÓN, porque comprenderán lo que hoy es muchas es a veces oídos sordos UNIDOS TODO LO PODEMOS, DESUNIDOS NADA SOMOS.

El espacio, el tiempo y la historia nos dice HOY que no es tiempo de hacer mas logias mixtas sino formar y acrecentar la masonería femenina hispana en Estados Unidos.

El inicio

EFIGIE DEL TIEMPO donde creer es crear. 

Por Juan Orrego

Ayer octubre 5, después de que muchos intentaron evitar lo inevitable, de inventarnos mentiras por envidia y inmenso miedo a nuestra verdad, iniciamos nuestra tenida primera tenida oficial o como dirían mis HH:. encendimos nuestras luces de manera franciscana y me vino a mi las lecturas históricas de como se formo la hermandad hace 3 siglos. Humildad, amor fraternal y lealtad son ingredientes que CABALLEROS RACIONALES hemos de marcar en cada unos de nosotros y así lo he dicho.

Cuando fuimos armando nuestro espacio masónico dirigidos el H:. 1er. vigilante a quien he delegado el área de educación y entrenamiento masónico tuve la emoción como si fuera HIRAM ABIF en la construcción del Templo de Salomón. Que sensación al ver al 2do . Vigilante poniendo dedicación en el arreglo de las piezas y al final yo poniendo y dando el último toque a nuestro hermoso templo y así comenzar la obra de formación espiritual y filosófica que todo buen hijo de la viuda hará aquí a partir del 5 de octubre.

No puedo dejar de mencionar a nuestro H:. A:.M:. adoptado que nació en otras canteras que abatió columnas hace ya tiempo atrás que acompaño en este sueño de hacer logia, hacer templo y formar una familia en acción que es deseo que deberá patente de corso de hoy triangulo masónico.
Elevo de la misma manera en que me inicie hace 17 años mi plegaria de agradecimiento al creador por haberme puesto en este camino y poder haber conocido a mis dos columnas que creyeron en este deseo quimera ayer pero realidad

La mañana a sido reconfortante, justa y perfecta diríamos mas apropiadamente.
Bueno pues es la hora trabajar, a comenzar a trabajar... HH:. Vamos es mediodía en punto.

jueves, febrero 09, 2012

La economía política Fabiana

Paul M. Sweezy

El marxismo es el fundamento teórico de una gran parte del actual movimiento socialista mundial, parte que incluye no sólo a los comunistas y a los recientemente unificados partidos obreros de la Europa oriental, sino también a partidos y grupos socialistas de izquierda, de tamaño e importancia variables, en muchos otros países (por ejemplo, los socialistas de Nenni en Italia y el reciente Parti Socialiste Unitaire en Francia). Pero se puede preguntar cuál es el fundamento teórico del resto del movimiento socialista mundial, incluyendo los partidos laboristas de Gran Bretaña y varios de los dominios, los partidos socialistas de la Europa occidental y una gran variedad de partidos menores en otros países que muestran una unidad espiritual con la socialdemocracia británica y europea.

Muchos sostendrían, probablemente, que esta segunda rama del movimiento socialista mundial no tiene teoría sistemática en el sentido en que el marxismo lo es. Estrictamente hablando, esta afirmación se justifica sin duda. Aún hay algunos socialdemócratas que rinden homenaje verbal al marxismo; pero incluso esto es un fenómeno cada vez más raro, y resulta ya claro que ningún partido socialdemócrata puede ya considerarse marxista. Además, no hay un cuerpo de doctrina generalmente aceptado que desempeñe respecto de la socialdemocracia el papel que el marxismo desempeña respecto del comunismo y de los movimientos socialistas de izquierda. Pero creo que sería una equivocación deducir de estos hechos indiscutibles que la socialdemocracia no tiene ningún fundamento teórico. Su visión del mundo, sus métodos de análisis económico y político, sus concepciones tácticas y estratégicas, son demasiado uniformes y persistentes para permitir una tal interpretación. Puede existir un fundamento teórico —lo que hoy se llama usualmente “ideología”— sin que nunca se haya formulado como tal. Este tipo de situación es un claro desafío para el estudioso de ciencias sociales. Explicitar lo que hasta ahora había quedado implícito es siempre un paso importante en el camino de la comprensión y la evaluación.

Si alguien se decidiera a aceptar este desafío, se vería ciertamente obligado a examinar material de una gran variedad de fuentes, que se remontarían a más de cien años en el tiempo y que cubrirían al menos los países más importantes de la Europa occidental. Pero creo que, casi inevitablemente, tendría que empezar por Gran Bretaña, que es, por todos los conceptos, la cuna del mayor y más importante partido socialdemócrata. Tras haber seleccionado Gran Bretaña, pronto llegaría a la Fabian Society (sociedad Fabiana), y, habiendo empezado con la Sociedad Fabiana, tendría que emprender un estudio exhaustivo de su más famosa publicación, los Fabian Essays in Socialism, publicados por primera vez en 1889 bajo la dirección de George Bernard Shaw y ahora republicados (por quinta vez) en una edición jubilar, con una posdata de 25 páginas original del propio director[1] Me atrevo a afirmar que los Fabian Essays (Ensayos fabianos) constituyen la fuente unitaria más importante para entender los fundamentos teóricos del actual movimiento socialista británico. Las siguientes notas tratan de ayudar al hipotético investigador (espero que algún día deje de ser hipotético) a apreciar correctamente al alcance y significado de estos Ensayos. Pero como el espacio de que dispongo es muy limitado, no intentaré abarcar todos los aspectos de los Ensayos, sino que limitaré más bien mis observaciones a la economía política de los fabianos.

Antes de proceder a un análisis de la economía política fabiana me gustaría señalar una cosa que, en mi parecer, no se ha entendido correctamente: el fabianismo no es un fenómeno peculiar británico. Por el contrario, apareció un poco más tarde en el continente europeo, aunque allí revistió un aspecto algo diferente. Para explicar esta diferencia debemos recordar que, cuando se formó la Sociedad Fabiana (1883), el socialismo organizado era mucho más fuerte en el continente que en Inglaterra y, además que el movimiento continental en su mayor parte había abrazado oficialmente el marxismo. Los fabianos tenían el camino bastante expedito, mientras que sus equivalentes en el continente encontraban frente a ellos una ideología socialista firmemente arraigada. Por eso, cuando el fabianismo apareció en el continente, se le dio el nombre de “revisionismo”, esto es, de un movimiento basado en una pretendida “revisión” del marxismo. Pero en cuanto al contenido, el fabianismo y el revisionismo son hermanos de sangre —o quizá debiera decir “padre e hijos”—, porque tanto la prioridad del fabianismo como la directa relación entre fabianismo y revisionismo son hechos demostrables. E. R. Pease, el historiador de la Sociedad Fabiana, se enorgullece, con razón, de que los fabianos encabezaron un revuelta internacional contra el marxismo. Por lo que se refiere al continente, Pease nos dice:

La revuelta vino de Inglaterra en la persona de Eduardo Bernstein, que, exiliado por Bismarck, se refugió en Londres y, durante muchos años, tuvo estrecha relación con la Sociedad Fabiana y sus líderes. Poco después de su vuelta a Alemania publicó, en 1899, un libro criticando al marxismo, y de ahí se desarrolló el movimiento revisionista en favor del pensamiento libre dentro del socialismo, que ha atraído a los más jóvenes y que, antes de la guerra (la primera guerra mundial), había logrado el control virtualmente, si no de hecho, del partido socialdemócrata. En Inglaterra, y en Alemania por medio de Bernstein, creo que la Sociedad Fabiana puede reivindicar la dirección de la revuelta.[2]

Aquí el trabajo de Bernstein queda correctamente caracterizado como un ataque, más bien que una revisión, del marxismo; y se da el debido reconocimiento a la prioridad de los fabianos.

Volvamos ahora a los Ensayos. Son ocho en total (dos de Shaw y uno de cada uno de los otros seis). divididos en tres grupos. El primer grupo se titula “La base del socialismo” y contiene un ensayo “económico” de Shaw, un ensayo “histórico” de Sidney Webb, un ensayo “industrial” de William Clarke y un ensayo “moral” de Sidney Olivier. El segundo grupo, titulado “La organización de la sociedad”, contiene “La propiedad bajo el socialismo”, de Graham Wallas, y “La industria bajo el socialismo”, de Annie Besant. El tercero y último grupo, titulado “La transición a la socialdemocracia”, se compone de “La transición”, de Shaw, y “Las perspectivas”, de Hubert Bland. Los ensayos más importantes, naturalmente, son los de Shaw y Webb, que ya detentaban la dirección intelectual de la Sociedad Fabiana y que, junto con Beatrice Webb, que se sumó dos años más tarde, iban a dominar su evolución durante muchos años. Si tuviera que clasificar a los otros en orden decreciente de importancia, creo que pondría a Clarke encabezando la lista, seguido de Wallas, Bland, Olivier y Besant. El ensayo de Besant es, con mucho, el peor, representando una caída en una especie de utopismo insípido que, en general, no es característico de los fabianos.

En su valiosa introducción a la reimpresión correspondiente a 1920 de los Ensayos fabianos, Sidney Webb expresaba la opinión de que la parte del libro que mejor se ha mantenido es el análisis económico:
Creo que no se debe sólo a consideraciones de amistad el que yo encuentre en el primer ensayo [de Shaw] un estudio de la evolución económica de la sociedad que, por su clara comprensión y su brillante generalización, no ha sido mejorado desde entonces en ningún idioma. Pero a través de todo el libro, lo propiamente económico es, a mi juicio, tan incisivo y perfecto hoy como lo era cuando se escribió. Contrastado por una generación entera de experiencia y de crítica, concluyo que, en 1889, nos sabíamos nuestra economía política, y nuestra economía política era sólida [pág. XVIII]
¿Cuál era, entonces, la política económica de los fabianos en 1889 y, según parece, durante las tres décadas siguientes?

Las varias influencias que componían la síntesis fabiana son claramente reconocibles en el ensayo de Shaw. El trasfondo que domina todo el conjunto es Ricardo —no el verdadero Ricardo histórico, sin embargo, sino un Ricardo totalmente “henry-georgeficado”—. Falta la teoría del valor-trabajo, con su teoría del beneficio correlativa, mientras que las teorías clásicas de la renta y de la población destacan con tanto mayor relieve cuanto que se las ha sacado de su contexto total. En lugar de la teoría ricardiana del valor, Shaw coloca la teoría de Jevons, con toda la característica terminología jevonsiana.[3]. En lugar de la teoría ricardiana del beneficio, ¿qué coloca Shaw? Me parece bastante difícil dar una clara respuesta a esta pregunta. Ocasionalmente aparece una teoría de la “renta de capacidad”. (cf. pág. 9), aunque no queda clara la importancia que Shaw le concede. A veces el beneficio parece ser una especie de super-renta, “un pago por el privilegio de utilizar la tierra, por el acceso a lo que hoy es un monopolio cerrado” (pág. 10). A veces, de manera incongruente, se presenta el beneficio como si se debiera, al estilo de la teoría marxista, a la capacidad del proletario de producir un excedente por encima de su subsistencia (pág.11). A veces el beneficio parece desaparecer completamente, como en la afirmación de que “todos dejarán de producir cuando el valor de su producto caiga por debajo de su coste de producción, bien sea en trabajo o en trabajo más rentas”. (pág. 17). Y a veces el beneficio (o, al menos, el interés) parece simplemente una renta con otro nombre, como cuando se afirma que “en lenguaje corriente, se dice que una propiedad con granja es tierra que produce renta, mientras de una propiedad con ferrocarril se dice que es capital que produce interés” (pág. 19).

Pudiera suponerse que esta confusión acerca de la teoría del beneficio resultaría fatal a una economía política específicamente socialista. Pero me imagino que Shaw habría eliminado la crítica, incluso aunque se le hubiera podido convencer de que era correcta. Para él la renta era, con mucho, la forma dominante de ingreso no ganado; el beneficio era un fenómeno de importancia secundaria. “La socialización de la renta —nos dice— significaría la socialización de los medios de producción a través de la expropiación de los actuales propietarios privados, y la transferencia de su propiedad a toda la nación. Esta transferencia, por tanto, es la clave de la transición al socialismo” (pág. 167). Y la misma idea se repite una y otra vez en los argumentos de los ensayistas. Desde luego, si esto fuera así, resultaría que, por mucha confusión que hubiera con respecto al beneficio, no podría quedar afectada la esencial solidez del esquema fabiano de la economía política.

Ni que decir tiene que la teoría de Shaw sobre el desarrollo económico está construida de tal forma que la propiedad agraria y la renta de la tierra quedan en el centro del cuadro. El factor dinámico es el crecimiento de la población, que deprime más y más la productividad marginal del cultivo, forzando a los desventurados proletarios a aceptar un nivel de vida cada vez más bajo y vertiendo una corriente cada vez mayor de riqueza en los bolsillos de la inactiva clase terrateniente. Ni se menciona el problema de la acumulación de capital.

La teoría jevonsiana del valor no es parte integrante de este esquema. Aun sin ella, la estructura permanecería en pie, exactamente igual que una columna sigue cumpliendo su función sin las volutas que decoran su capitel. La única conclusión positiva basada en la teoría de Jovens es la ingeniosa pero poco convincente afirmación de que la existencia de obreros en paro demuestra que el trabajo carece en realidad de valor, ya que “por la ley de la indiferencia, nadie compraría hombres por un precio cuando puede obtener hombres igualmente útiles por nada” (pág. 18). Desde luego, los parados no van a trabajar por nada, ni tampoco los trabajadores empleados a quienes sustituirían. pero esto no prueba que los trabajadores tengan un valor: “Su salario no es su precio; no valen nada; es sólo su manutención” (pág. 18). Parece que Shaw hubiera hecho mejor ateniéndose a la menos paradójica pero más lógica teoría clásica, según la cual su manutención es su valor.[4]

Es posible encontrar numerosos pasajes en todo el volumen que apenas son compatibles con la teoría abstracta de la economía política expuesta en el ensayo inicial. Particularmente, al tratar de la historia de la Inglaterra decimonónica, los fabianos se mostraron plenamente conscientes de que la victoria del libre cambio fue simplemente un reflejo en la esfera política del triunfo económico de los capitalistas manufactureros sobre los aristócratas terratenientes.[5] Pero nunca siguieron las implicaciones teóricas de esta convicción. Si lo hubieran hecho, se hubieran visto obligados a considerar los problemas de la acumulación de capital, y quizá hubieran tenido que llegar a reconocer el hecho de que el desarrollo del capitalismo puede llevar, por medio del avance tecnológico y de la apertura del mercado mundial, a un alza en vez de una caída de la productividad marginal del cultivo. Con este reconocimiento hubiera sin duda llegado otro: que toda la estructura de Shaw en economía política era una casa construida en la arena. ¿Y entonces? ¿Es mucho suponer que, en ese caso, Marx hubiera sido escuchado, al menos, con un poco más de atención?

Pero esto es permitirnos una especulación infructuosa. Volviendo a los hechos, las ideas de los fabianos permanecieron bajo la dominación de una versión henry-georgiana pasada por Shaw de las teorías clásicas de la renta y de la población, y creo que este hecho puede relacionarse directamente con otro aspecto de la doctrina fabiana que ha tenido una influencia mucho más duradera e inevitable sobre el socialismo británico que la propia economía política fabiana. Me refiero a la famosa teoría del “gradualismo”, que es a menudo considerada —y no sin razón— como la verdadera esencia del fabianismo.

En los Ensayos se puede encontrar base para dos versiones diferentes de la teoría del gradualismo. Por un lado está la idea, expresada en numerosos pasajes, de que la sociedad se está socializando automáticamente, de que “la historia económica del siglo (XIX) es un exponente casi continuo del progreso del socialismo” (Webb, pág. 29) y de que “no habrá nunca un punto en que la sociedad pase del individualismo al socialismo. El paso se efectúa de manera continua, y nuestra sociedad va claramente hacia el socialismo” (Besant, pág. 141). Según esta teoría, el socialismo impregna irresistiblemente todas las clases y todos los partidos (“todos somos ya socialistas”), en la famosa frase del político liberal Sir William Harcourt), y la única función del socialista consciente es colaborar en el proceso; no hay necesidad de un partido político socialista separado, con programa y estrategia propios. La segunda concepción del gradualismo sostiene que el desarrollo subyacente de la sociedad favorece el crecimiento del socialismo, pero que su definitiva introducción sólo puede ser consecuencia de la acción consciente de un partido separadamente organizado que desarrolle una lucha política continua contra todos los partidos burgueses. La estrategia de este partido socialista debe o debiera ser (ambos puntos de vista se encuentran en los Ensayos) la de una reforma progresiva que acabaría por traer un socialismo de cuerpo entero tras un proceso prolongado. Esta concepción del gradualismo encuentra su más clara expresión en el concluyente ensayo de Hubert Bland, que presta poco crédito a la teoría de la impregnación.

A pesar de la coexistencia en los Ensayos de estas dos ideas de gradualismo, yo creo que no puede haber duda de que en la práctica el fabianismo promovió la partidaria de una acción política independiente. En su introducción de 1920, Sidney Webb insiste en este punto, y, aunque me parece que subestima la importancia del impregnacionismo en los Ensayos, no veo razón para rechazar este juicio. Esta es la concepción de gradualismo que fue adoptada por el partido laborista en 1919 (cuando se suscribió por primera vez una constitución definidamente socialista) y que ha sido el lema político del partido desde entonces. ¿Cómo se relaciona el gradualismo en este sentido con la teoría fabiana de la economía política que hemos ya examinado?

Para contestar a esta pregunta debemos tener presente que la estrategia gradualista implica no sólo una suposición de lo que es deseable, sino también una suposición de lo que es posible. Presupone obviamente que las clases propietarias reducirán su oposición al socialismo al campo de la política constitucional y aceptarán la derrota de buen grado. Sin esta presunción —si se supone, por el contrario, que en un determinado momento las clases propietarias no dudarán en deshacerse de la constitución y emplear la violencia en defensa de sus privilegios—, predicar el gradualismo incondicional no es más que desarmar previamente al movimiento socialista y dar lugar a un desastre definitivo. ¿Cuál era, entonces, la base en que fundaban los fabianos su estimación sobre la probable conducta de la clase dirigente británica? Yo creo que una pequeña parte de la respuesta radica en su obsesiva preocupación por la renta de la tierra y la cuestión agraria. La aristocracia terrateniente se había sometido a la derrota en 1832 sin levantar el estandarte de la revuelta: era manifiestamente una clase parasítica y falta de vigor. Si el logro del socialismo era esencialmente una cuestión de nacionalizar la tierra, como todos los ensayistas afirman repetidamente, era entonces muy razonable suponer que la “fuerza moral” (para usar la expresión que medio siglo antes había popularizado el ala pacifista del movimiento cartista) bastaría para lograr la victoria.

Puede demostrarse con numerosas citas que ésta era efectivamente la perspectiva de los fabianos, pero ilustraremos este punto con dos o tres partes dispersas de los Ensayos. Clarke habla de tomar “las riendas cuando caigan de las débiles manos de la inútil clase poseedora” (pág. 95). Besant insiste en que “el éxito del capitalismo trae consigo una posición que es, a la vez, intolerable para la mayoría y fácil de controlar por ésta” (pág.141). Shaw afirma explícitamente que “no necesitamos prever seriamente que los terratenientes van a luchar efectivamente” (pág. 179) y tiene la esperanza de que “gran parte de este proceso (de transición), tal como se ha descrito aquí, puede ser previsto por diversos sectores de la clase propietaria que va capitulando progresivamente, a medida que la red se cierra sobre sus especiales intereses, de tal manera que ellos puedan mantenerse hasta que su poder quede completamente destrozado” (pág. 185).

Todo esto tiene sentido si pensamos en términos de una clase de ociosos rentistas; pero ¿qué valor tiene si se aplica a la clase capitalista que hizo de Inglaterra el “taller del mundo” y construyó el mayor imperio que ha conocido la historia sin reparar en el uso de la fuerza cuando servía a sus propósitos? ¿No tenemos fundamento para suponer que la visión política de los fabianos estaba seriamente deformada por una teoría de la economía política rígida e irreal?

Otro aspecto más de la economía política fabiana me parece requerir particular atención. Como es bien sabido, la teoría marxista divide la historia (pasada, presente y futura) de Europa desde la caída del Imperio romano en tres etapas, designada cada una con el nombre del sistema social dominante: feudalismo, capitalismo y socialismo. En el ensayo “histórico” de Sidney Webb aparecen tres etapas análogas, pero con nombres diferentes: la antigua síntesis, el período de anarquía y la nueva síntesis. No es forzar las cosas excesivamente igualar la antigua síntesis al feudalismo y la nueva síntesis al socialismo, pero un marxista nunca estaría de acuerdo en que el capitalismo quede debidamente caracterizado como el período de anarquía. El contraste en los nombres indica una profunda diferencia de puntos de vista.

Según la visión marxista, el capitalismo es un orden social que sólo puede entenderse en términos de sus leyes internas de cohesión y de sus leyes generales de desarrollo. La clave de las leyes internas es lo que Marx llamaba la “ley del valor”, que en otro lugar he caracterizado como “una teoría del equilibrio desarrollada en primer término con referencia a la producción simple de mercancías y adaptada después al capitalismo”,[6] las leyes del desarrollo se derivan de la acumulación de capital. Estas ideas no tienen correspondencia en el sistema fabiano. Como ya hemos visto, la teoría jevonsiana del valor no desempeña un papel esencial en la economía política fabiana[7]. y la fuerza motriz del desarrollo capitalista —el crecimiento de la población— parece, en la visión fabiana, natural más bien que socialmente condicionado. Al no haber una dirección consciente, finalista, de la sociedad bajo el capitalismo, éste parece no un orden social, sino un mero desorden —sin leyes, caótico y esencialmente invulnerable al análisis racional—. Este punto de vista queda sucintamente expresado por Hubert Bland en su admirativo juicio acerca de la contribución de Sidney Webbb a los Ensayos: “Su artículo era una demostración inductiva del fracaso de la anarquía para satisfacer las necesidades de hombres y mujeres reales y concretos, una prueba histórica de que el mundo se mueve desde el sistema, a través del desorden, hacia el sistema otra vez” (pág. 188). En todo el volumen no hay indicación de que los fabianos se hayan siquiera preocupado del problema de cómo se distribuyen los recursos productivos entre las varias industrias bajo el capitalismo o de cómo es posible que, sin ninguna dirección central, se mantenga un flujo estable de materias primas a lo largo del proceso productivo y aparezcan los bienes de consumo en cantidades suficientes para mantener el proceso vital de la sociedad.

Este vacío en la teoría fabiana tenía un corolario peculiar que me parece que aún se hace sentir en el movimiento socialista británico. Al no haberse nunca planteado el problema de la distribución de los recursos bajo el capitalismo, los fabianos no llegaron a reconocer la existencia del problema como tal. En consecuencia, nada tenían que decir de su solución bajo el socialismo. Debo insistir en que no me refiero aquí al abstracto y bastante irreal debate que surgió tras la primera guerra mundial acerca de si sería teóricamente posible para el socialismo resolver este problema. Hablo más bien de las implicaciones del problema y del método para resolverlo dentro de la forma y de la estructura de la sociedad socialista. A este respecto, la evidencia más sorprendente es que, si no recuerdo mal, la palabra “planificación” no aparece en todo el volumen; no hay ningún examen del papel del gobierno central bajo el socialismo, aparte de afirmaciones generales tales como la de que administrará las grandes industrias de importancia nacional. Los ensayos que tratan de la organización de la sociedad socialista (el de Wallas, el de Besant y el segundo de Shaw) insisten principalmente en la municipalización de los medios de producción, y no llegan siquiera a sugerir que las actividades de varios municipios deban coordinarse de una manera u otra.

Así, mientras los marxistas han sido siempre plenamente conscientes de que el socialismo debe consistir en una sociedad planificada centralmente, el pensamiento socialista británico, siguiendo los pasos de los fabianos (y, algo más tarde, de los socialistas guildistas, que en este aspecto mostraban una estrecha afinidad con los fabianos), ha sido siempre vago y oscuro en esta cuestión crucialmente importante. Yo creo que cualquiera que se proponga descubrir lo que el actual gobierno laborista en Inglaterra entiende por “planificación” pronto quedará penosamente convencido de esta crónica debilidad del pensamiento socialista británico.[8]

En conclusión, yo afirmo que la economía política fabiana, según está expuesta en los Ensayos, distaba mucho de ser el instrumento de análisis “incisivo y perfecto” que Sidney Webb suponía confiadamente en 1920. Quizá los fabianos hubieran podido, después de todo, haber aprendido algo de la “pasada de moda” teoría marxista. Y quizá sea posible que aún contenga alguna lección incluso para el actual movimiento socialista británico.
* The Journal of Political Economy, en junio de 1949.
[1] Fabian Essays, por Bernard Shaw, el Right Honorable Lord Passfield (Sidney Webb), Graham Wallas, Lord Olivier, William Clarke, Annie Besant, Hubert Bland, con un postscriptum del original editor Bernard Shaw, titulado Sixty Years of Fabianism (Londres, 1948).
[2] The History of the Fabian Society (Londres, 1916), pág. 239.
[3] Originalmente, Shaw había adoptado la teoría marxista del valor, pero se convirtió a la escuela de la utilidad a resultas de un debate con Wicksteed, en 1884, en las páginas de la revista socialista Today. La crítica de Wicksteed de la teoría marxista es una de las primeras y también una de las mejores desde el punto de vista de la teoría subjetiva del valor. Se reproduce, junto con la réplica de Shaw, en la edición de 1933 de The Commonsense of Political Economy (vol. II, pág. 705 y sgs.
[4] Sin embargo, no debe olvidarse que aquí Shaw se estaba enfrentando con un problema muy real, a cuya solución poco podían contribuir ni los clásicos ni los marginalistas. El problema es simplemente éste: cómo explicar la persistencia del paro. El intento de Shaw de resolverlo en términos de la teoría de la utilidad marginal le lleva a una clara contradicción; pero esto apenas constituye un síntoma de inferioridad para economistas que ni siquiera reconocen la existencia del problema Shaw pudo haber encontrado un camino volviendo a Marx. Sus modernos sucesores en el movimiento laborista inglés se han visto salvados de esta penosa alternativa gracias a la intervención providencial (para ellos) de Keynes.
[5] Así, por ejemplo, la afirmación de Clarke: “El triunfo del libre cambio significa, por tanto, económicamente la caída de la vieja clase terrateniente pura y simple y la victoria del capitalismo” (pág. 75).
[6] The Theory of Capitalist Development (Nueva York, 1942), pág. 53.
[7] Quizá se deba esto en parte al hecho de que Jevons a diferencia de sus contemporáneos de la escuela de Lausanne, dejó claramente de elaborar una teoría del equilibrio general. Así, la teoría subjetiva del valor no arroja ninguna luz acerca de la naturaleza del capitalismo como sistema social y sólo con una teoría del equilibrio general se destaca claramente el papel coordinador de los precios y de los mercados.
[8] Véase, por ejemplo, el libro Bblanco titulado Economic Survey for 1947, que dedica más de la cuarta parte de su texto a la sección “Planificación Económica”

LA SOCIEDAD FABIANA

La Sociedad Fabiana fundada el 4 de enero de 1884 en Londres, es un movimiento socialista británico cuyo propósito es avanzar en la aplicación de los principios del socialismo democrático mediante reformas graduales. Es también conocida por formar los cimientos de lo que más tarde sería el Partido Laborista británico.
El nombre de la sociedad está tomado de Quinto Fabio Máximo, el denominado Cunctator (“El Contemporizador”), un general de la antigua Roma que había conseguido frenar los enfrentamentos directos contra Aníbal buscando desgastar al ejército del general cartaginés dejando pasar el tiempo, utilizando tácticas de hostigamiento y de guerrilla, cortando las vías de aprovisionamiento de víveres y de material, etc. (recuérdese que los romanos tuvieron que lamentar varias derrotas con los cartagineses, a cual peor, por enfrentarse directamente en campo de batalla). Los fabianos, a diferencia de Karl Marx, que predicaba el cambio revolucionario, creen en la evolución gradual de la sociedad hacia el socialismo, y apuestan por el trabajo discreto y reformas graduales que, en su opinión, llevarán poco a poco al socialismo.
En 1889 se publicaron los “Ensayos Fabianos”, que contienen el programa de la Sociedad Fabiana.
Entre los miembros más destacados de la Sociedad Fabiana se contaron el escritor George Bernard Shaw:
escritor irlandés, ganador del Premio Nobel de literatura en 1925 y del Óscar en 1938.Vegetariano y con un gran concepto de si mismo dijo:”Un hombre de mi intensidad espiritual no come cadáveres”
Shaw fue amigo personal del líder Michael Collins(1), a quien invitó a cenar a su casa cuando Collins negociaba el tratado anglo-irlandés con David Lloyd George(del que ya comentamos cuando tratamos a los imperialistas de SAVE THE CHILDREN) en Londres
Shaw creía en matar por categoría, al holgazán, el inepto y los opositores. Invitó a los científicos a que inventaran un gas humano que mate instantáneamente y sin dolor, mortal pero humano, no cruel. Además defendió el nazismo y el fascismo de Mussolini porque “hacían cosas”, no se quedaban sin hacer nada como los gobiernos democráticos.
Shaw tuvo una larga amistad con el escritor británico Gilbert Keith Chesterton(2) y con el compositor Sir Edward Elgar(3), la anarquista fabiana Charlotte Wilson(4), la feminista fabiana Emmeline Pankhurst(5) y el escritor fabiano H.G. Wells(6). Los fundadores fueron tanto Sidney Webb(7) como su esposa Beatrice Webb.
Los fabianos se caracterizaron por su pragmatismo, alejándose de ideas utópicas, lo que los llevaba a prestar atención únicamente a las vías concretas que el socialismo podía tomar en Gran Bretaña. El socialismo consistía para ellos no en un movimiento revolucionario, sino en el desarrollo y la evolución de las instituciones existentes en un sentido socialista.
Los fabianos eran partidarios de la propiedad pública de los medios de producción para acabar con el desorden económico y los abusos provocados por el capitalismo. También deseaban la extensión de la sanidad y la educación gratuita para todos los ciudadanos, así como la regulación detallada de las condiciones de trabajo para acabar con la lacra de la explotación infantil y los accidentes de trabajo.
La Sociedad Fabiana tuvo parte fundamental en el surgimiento del Partido Laborista Británico, fundado en 1906, y que en 1922 ya se convirtió en la segunda fuerza política del país, desbancando a los liberales. La vinculación entre la Sociedad Fabiana y el Partido Laborista fue permanente durante la primera mitad del siglo XX. De hecho, la mayoría de los ministros que aportaron los laboristas en sucesivos gobiernos eran o habían sido miembros de la Sociedad Fabiana.
El declive de la Sociedad Fabiana comenzó a finales de los años 30, motivado por una serie de factores entre los que podemos citar las diferentes posiciones internas respecto a la experiencia de la Unión Soviética y la pérdida de influencia en el Partido Laborista, desplazada por gente proveniente del sindicalismo y de la clase obrera. Sin embargo, la Sociedad Fabiana continuó su labor hasta nuestros días, aunque ya sin su antiguo protagonismo.
En la actualidad la Sociedad ha experimentado un renacimiento, con una membresía que aumenta desde 1997 y ha llegado a ser la más numerosa en las últimas tres décadas. En el parlamento británico de la primera década del siglo XXI hay más miembros del partido laborista que pertenecen a la Sociedad Fabiana que diputados de los partidos Conservador y Liberal y Liberal Demócrata juntos.
A pesar de sus éxitos en pro de la mejoría de las condiciones de trabajo, de la elevación de la educación popular, de la mejor distribución del gasto público, los socialistas ingleses de izquierdas le reprochan, a causa de lo anterior, una excesiva neutralidad política y un alto grado de complacencia con la política oficial del Partido laborista inglés
Además de agente del imperio británico Toynbee, alumno de Ruskin, este movimiento contó con famosos de la intelectualidad anglosajona, entre ellos los escritores Virginia Wolff, H. G. Wells, George Bernard Shaw y el filósofo Bertrand Russell, y también mantuvo intensos contactos con la Sociedad Teosófica.
(1)traidor al nacionalismo irlandes y elevado a la categoria de heroe.Negoció con los ingleses concluyendo con la firma del Tratado Anglo-Irlandés el 6 de diciembre de 1921.Muchos republicanos consideraban que los negociadores se habían vendido, reemplazando la República por un estatus de dominio dentro del Imperio Británico, y teniendo que jurar lealtad al rey, según se denunciaba. También fue motivo de disputa el hecho de que el Reino Unido mantuviese el control de algunos puertos en la costa sur de la isla para el abastecimiento de la Royal Navy. Estas dos condiciones conferían al Reino Unido cierto poder sobre la política exterior irlandesa.
El 22 de junio de 1922, Henry Wilson, mariscal de campo retirado del Ejército británico y consejero militar de la Administración Craig en el Ulster, fue tiroteado por dos miembros del IRA en Londres. Incialmente se pensó que la acción había sido obra de los antitratadistas, y Winston Churchill comunicó a Collins que, si no resolvía el asunto de Four Courts, lo harían las tropas británicas.
El asesinato de Wilson hizo que Collins tomara cartas en el asunto de Four Courts, máxime cuando los hombres atricherados secuestraron al general del gobierno provisional J.J. O’Connell. Tras un último intento de negociación, Michael Collins tomó prestadas dos piezas de artillería de 18 libras del Ejército británico y bombardeó Four Courts hasta lograr la rendición de los rebeldes
El ejército del Estado Libre estaba financiado y armado por los brítánicos, y sus filas se engrosaron rápidamente con veternos irlandeses del Ejército británico y jovenes que no habían estado asociados con el IRA durante la guerra de la independencia. Collins, junto con Richard Mulcahy y Eoin O’Duffy decidieron lanzar una ofensiva marítima contra las áreas controladas por los republicanos que les permitió recuperar Munster y el oeste entre julio y agosto de 1922.
Eoin O’Duffy :segundo comisionado del Garda Síochána, líder de la Asociación de Camaradas del Ejército y posteriormente el primer líder del Fine Gael (1933-1934), antes de dirigir la Brigada Irlandesa que luchó en el bando del general Francisco Franco durante la Guerra Civil Española. En una ocasión se autoproclamó “el tercer hombre más importante de Europa” tras Adolf Hitler y Benito Mussolini.Eoin O’Duffy admiraba al líder italiano Benito Mussolini y su organización adoptó símbolos genéricos del fascismo europeo, como el saludo romano con el brazo en alto y extendido y un uniforme de camisa azul. No pasó mucho tiempo antes de que sus seguidores fueran conocidos como Blueshirts (Camisas Azules).
En agosto de 1933 los blueshirts planearon un desfile en Dublín para homenajear a Michael Collins y Arthur Griffith, que habían muerto 11 años antes. Fue una clara imitación de la Marcha sobre Roma de Mussolini y así fue considerada a pesar de que los blueshirts lo negaban. El presidente De Valera temía que los fascistas irlandeses aprovecharan la ocasión para dar un golpe de estado y el desfile fue prohibido.
En septiembre del mismo año, los blueshirts fueron ilegalizados. Para evitar esta prohibición el movimiento adoptó un nuevo nombre, en esta ocasión haciéndose llamar League of Young Ireland (Liga de la Joven Irlanda). O’Duffy y varios de sus hombres aparecieron en la Conferencia Fascista Internacional de 1934 celebrada en la localidad suiza de Montreux, donde se mostró en contra del antisemitismo
En el verano de 1943, O’Duffy volvió a la embajada alemana en Dublín con una oferta para organizar una Legión de Voluntarios Irlandeses que se incorporase al frente oriental durante la Segunda Guerra Mundial. Explicó al embajador alemán que su oferta era un deseo de salvar a Europa del bolchevismo
La película de 1936 Beloved Enemy, protagonizada por David Niven, es un relato novelado de la vida de Collins.David Niven era hijo de un general y su madre pertenecía a la aristocracia. Estudió en el Rowe College y en la Real Academia de Sandhurst, e ingresó en el Ejército siguiendo la tradición familiar.
(2)Aunque escritor,ilustró los libros de su amigo Hilaire Belloc (católicazo,incursionó en lo que luego se llamaría el distributismo, un sistema económico-político basado en las enseñanzas sociales de la Iglesia Católica Romana y en la encíclica Rerum Novarum del Papa León XIII,influido por Henry Edward Manning, arzobispo y cardenal inglés hijo del que fue comerciante en la parte occidental de la India y director y gobernador del Banco de Inglaterra entre 1812 – 1813, y que permaneció en el Parlamento durante treinta años como “Tory”.Respecto a su vida pública cabe destacar que fue elegido Miembro del la Cámara de los Comunes por el partido Liberal, en 1906 del cual luego de desilusionó y abandonó)
Durante esta época se interesó por el ocultismo. En su Autobiografía señala que dentro del grupo de los que realizaban espiritismo, ocultismo o «juegos con el demonio», él era el único de los presentes que realmente creía en el demonio.Trabajó como editor de literatura espiritista y teosofía, asistiendo a reuniones de ambos campos.
Su hermano el fabiano Cecil Chesterton escribió un libro con Belloc titulado “The Party System” (El sistema de partidos), en el que hacían pedazos al Parlamento británico.
Mantuvo una constante correspondencia con Maurice Baring(hijo del el Barón Revelstoke, Director del Banco de Inglaterra), el Padre John O’Connor(amigo del insano obseso sexual y tipógrafo católico Eric Gill) y el Padre etoniano Ronald Knox, quienes lo ayudaron mucho a ir de a poco cambiando su pensamiento anglo-católico hacia la fe que ellos, todos conversos a su vez al catolicismo, profesaban.
La conversión de Chesterton al catolicismo causó revuelo semejante a la del judaico descendiente de banqueros Cardenal John Henry Newman(beatificado por el judaico Benedicto XVI,se follaba al sacerdote Ambrose St. John,descendente del Barón St John de Bletsoe.Tras la muerte de St John, Newman escribió que «le había amado con tanta intensidad como un hombre a una mujer», y pidió ser enterrado en la misma tumba que él) en su momento, y luego la del etoniano Ronald Knox (que casualmente pronunció más tarde la homilía en su Réquiem).
(3)Su producción musical incluye las marchas Pompa y circunstancia, la primera de las cuales se canta frecuentemente con las palabras «Land of Hope and Glory», común en las colaciones de grados. En muchos países esta obra se utiliza como marcha nupcial en bodas. Poco después de haberlas compuesto, se le pidió que agregara a la primera marcha el texto del gayer etoniano A. C. Benson(hijo menor de Edward White Benson, Arzobispo de Canterbury y de “Minnie”-A la muerte de su marido, Minnie formaría un hogar con la lesbiana Lucy Tait, hija del anterior Arzobispo de Canterbury, Archibald Campbell Tait- y hermano del sacerdote católico Robert Hugh Benson)Oda a la coronación con motivo de la coronación del rey Eduardo VII
Elgar fue nombrado caballero en el Palacio de Buckingham el 5 de julio de 1904.Fue nombrado Maestro de música real en 1924.Tuvo como protegido al violinista judio Yehudi Menuhin.
Adaptó el poema del gayer judaico cardenal John Henry Newman El sueño de Geronte en un oratorio con el mismo nombre para solista, coro y orquesta que presentó en el Festival Trienal de Música de Birmingham de 1900
(4) hija de un reconocido médico, Robert Spencer Martin. Ella se educó en el Newnham College de Cambridge. Se casó con Arthur Wilson y la pareja se mudó a Londres, su esposo era un agente de bolsa.Se carteó con el matemático eugenetista,colega de Francis Galton(primo de Darwin y caballero del Reino)Karl Pearson que influyó en el judio Einstein.
Wilson hace de coordinadora, traductora y abogada de revolucionarios anarquistas de Europa y América. La controvertida cuestión de la violencia revolucionaria, junto con una campaña de prensa antianarquista y un incremento de avances en el sistema de contención del Estado, alejó a Wilson y a muchos otros intelectuales del movimiento con el cambio de siglo. Durante la Primera Guerra Mundial Wilson vuelve al frente de “Freedom”, pero ya alejada de su maestro Kropotkin con el que disentía sobre el carácter de la contienda.
La concepción central del socialismo para Wilson era la promesa de la liberación de la mujer y la visión de una vida familiar que proporcionaría las bases para toda la comunidad. Los valores feministas y anarquistas estaban unidos en la definición de Wilson del socialismo.
(5) El padre era un hombre de negocios de éxito que siempre apoyó la causa de la libertad y de los derechos civiles, como las campañas contra la esclavitud. La madre de Emmeline fue una de las primeras feministas, siendo ella misma quien inició la educación política de su hija llevándola a reuniones a favor del derecho de sufragio para la mujer, desde principios del año 1870.
Tras finalizar sus estudios, en 1878, Emmeline volvió a Manchester donde conoció al abogado, Richard Pankhurst, un liberal comprometido con la causa de la justicia social y, también, un ardiente partidario de la concesión del derecho de sufragio a las mujeres,los esposos Pankhurst continuaron sus actividades políticas, pasando a incorporarse al naciente Partido Laborista en 1885.El 4 de agosto de 1914, Inglaterra declaró la guerra a Alemania. Dos días más tarde, Emmeline Pankhurst anunció la suspensión de todas las actividades políticas del movimiento feminista hasta el final de la guerra. La dirección de la WSPU comenzó a negociar con el gobierno británico y, el 10 de agosto de 1914, el gobierno anunció la liberación todas las sufragistas encarceladas. A cambio, el WSPU ratificó el acuerdo de paralizar sus actividades militantes y ayudar al esfuerzo de guerra. Emmeline organizó en Londres una gran manifestación de apoyo al esfuerzo bélico bajo el lema de “ los hombres a luchar y las mujeres a trabajar; no seremos pisoteados por el Kaiser ”. Ante más de 30.000 personas, la señora Pankhurst apeló a los Sindicatos para que permitieran la incorporación de las mujeres a los puestos de trabajo en las industrias y a su admisión en las Trade Unions.
En octubre de 1915, el WSPU cambió el nombre de su periódico, La Sufragista , por el más patriótico de “ Britania ”. El punto de vista patriótico de Emmeline ante la guerra quedó reflejado en el nuevo lema del periódico: ” Por el Rey, por la Patria y por la Libertad ”. El feminismo de la época de guerra atacó duramente a los pacifistas, como el líder laborista Ramsay MacDonald, al que acusó de ser ” más alemán que los Alemanes”. También fue adoptando una posición cada vez más contraria al obrerismo, especialmente el comunista. Así, cuando estalló la Revolución Rusa , Emmeline acusó a Lenin de ser una agente alemán.
En 1917 Emmeline y Christabel Pankhurst formaron el Partido de la Mujeres. Su programa mezclaba las tradicionales reivindicaciones del sufragismo y los nuevos planteamientos patrióticos. En dicho programa se incluían, de este modo, los siguientes: 1) La lucha hasta el fin con Alemania; 2) el incremento del esfuerzo de guerra, incrementando el contingente de mujeres trabajadoras en las industrias; 3) la persecución de los colaboracionistas, pusilánimes y pacifistas; 4) Un tratado de paz severo con Alemania y el desmembramiento del Imperio Austro-Húngaro; 5) Igual salario por igual trabajo para las mujeres; 6) Igualdad de los cónyuges en el matrimonio y en las leyes de divorcio; 7) Igualdad de derechos de los cónyuges sobre los hijos; 8) Igualdad de derechos y de oportunidades para acceder al Servicio Público
(6)Un tipo que hablaba de cirugía social(dejar a los no-aptos en una isla).En 1884 obtuvo una beca para estudiar Biología en el Royal College of Science de Londres, donde tuvo como profesor al masón Thomas Henry Huxley(conocido como el Bulldog de Darwin.Después de la Primera Guerra Mundial (1914-1918), redactó la historia de la humanidad en tres partes, Outline of History (1920), en la que colaboró Julian Huxley(Huxley formaba parte de una familia distinguida. Su hermano era el escritor Aldous Huxley, y era medio hermano de otro biólogo, el premio Nobel Andrew Huxley; su padre fue un escritor y editor Leonard Huxley; y su abuelo paterno fue el biólogo T. H. Huxley, famoso por ser colega y apoyar a Charles Darwin.Fue el primer director de la Unesco y fue nombrado caballero británico en 1958.Los intereses de Huxley relacionados con la internacionalización y la conservación también le llevaron a establecer el WWF).Wells fue también pionero en el desarrollo de reglamentos para juegos de guerra, con sus obras Floor Games (1911) y Little Wars (1913).A partir de 1900 comenzó a escribir novelas que describían la vida de las gentes humildes, entre las que se encuentra Ana Verónica (1909), en la que aborda el tema de la liberación de la mujer.Imprescindible leer la entrevista que Wells le hace a Stalin para comparar los dos modelos de socialismo.El de Wells una estafa.La teoria de muchos conspirativos es justamente que la supuesta actividad profetica de muchas obras de ciencia ficción deriban de que proceden de planes de las sociedades, que se implantan en el pensamiento colectivo para que parezca más lógica su aparición en la realidad.
(7)Junto con George Bernard Shaw ingresó a la Sociedad Fabiana en 1884, apenas tres meses después de su fundación. Con Beatrice Webb, le teosófica jefa del agente del imperio británico Ghandi Annie Besant, Graham Wallas(en 1904 abandonó esta sociedad por estar en contra del en contra del imperialismo inglés), Edward R. Pease, Hubert Bland y Sidney Olivier, la transformaron en un muy importante club político-intelectual, en la Inglaterra de la época eduardiana.Contribuyó a la fundación de la London School of Economics
Edward R. Pease:sobrino del importante juez Edward Fry y primo de Roger Fry que era miembro del Grupo de Bloomsbury (merece un post aparte)en el que también estaban Virginia Woolf y John Maynard Keynes.Exitoso corredor de bolsa. A principios de la década de 1880 Pease hizo amigo de Frank Podmore(fabiano espiritista) y el fabiano matrimonio Edith Nesbit y Hubert Bland(administrador en el fondo utilizado para fundar la London School of Economics (LSE) en 1895,miembro del Partido Laborista Independiente).Los Pease estan relacionados con Lloyds Bank, Banco Backhouse,Barclays Bank y la Sociedad de la Paz.
Hubert Bland:banquero,seguidor de William Morris,se unió a la del Partido Laborista Independiente. Su apoyo a los intereses imperiales de Gran Bretaña (en particular la Segunda Guerra Boer ) comenzó a hacerlo impopular entre sus compañeros socialistas. Enseñó durante un tiempo en la London School of Economics.
Sydney Olivier, 1r barón Olivier: trabajó en Toynbee Hall,un miembro del Partido Laborista , se desempeñó como Gobernador de Jamaica y como Secretario de Estado para la India en el primer gobierno de Ramsay MacDonald .Él era el tío del actor Sir Laurence Olivier .

viernes, noviembre 05, 2010

La plegaria del ateo

Oh Señor!, sabéis que no creo en vos tal como os describe la Biblia y os cree la Iglesia. Sabéis que no creo en la Biblia como palabra de Dios. Si es verdad, como se afirma, que habéis creado el Universo, dedúcese que habéis creado cuanto en él se encuentra. Habéis creado el mal como el bien, el demonio como los ángeles, el cielo como el infierno. Si vos habéis creado los hombres, los habéis hecho tal cual son. Si son buenos, es porque vos lo habéis querido; si son malos, es porque así os plugo. Si sois todopoderoso y universal como se pretende, no existe cosa mala o acción malvada que no sean resultantes de los temperamentos o circunstancias que vos habéis creado. Si hay un infierno y los hombres arden en él eternamente, es porque vos lo habéis deseado. Todas las cosas son posibles para vos. Si hubierais querido hacer a los hombres buenos y dichosos lo habríais hecho. Os plugo hacerlos malvados y miserables. Por consecuencia, no sois bueno ni amáis a vuestras criaturas. Es evidente que sus sufrimientos os causan placer; sino, los hubierais hecho dichosos. ¿Creeré en vos, a quien no podría adorar, sino movido por el temor, la más vil de las emociones y la única que parecéis deseoso de suscitar? No podemos amaros por el bien que habéis hecho; no sirve sino para hacernos más miserables al compararlo con el mal que nos habéis forzado a sufrir. Oh Dios, si la Biblia es en verdad vuestra palabra, si sois el que describe el Antiguo Testamento, no puedo sino odiaros, y sentirme satisfecho de no creer. Y ahora, oh Señor, si yerro, es porque vos me habéis creado así, pues vos no podéis hacerme creer y hacer lo que os plazca. Creado por vos, no soy sino un simple instrumento entre vuestras manos, no soy responsable de nada. No poseo la facultad de elegir entre el bien y el mal, como se me ha dicho que debo hacerlo, puesto que no puedo juzgar del bien y del mal, sino por medio de un cerebro que vos habéis creado, con plena conciencia de las conclusiones a las que me llevaría. Es sobre vos y no sobre mí sobre quien pesa la responsabilidad. Me considero feliz de no ser lo bastante cobarde para temer, ni lo bastante débil para adorar a una criatura tan horrible como el Dios de la Iglesia. Amén.

Herbert Spencer

lunes, setiembre 06, 2010

Autoridades del Gran Oriente de Francia recientemente electas, saludan a CIMAS

Comunicado de la Presidencia de CIMAS

Saludo GODF a la masoneria Liberal y adogmatica de Indoamerica

CRONOLOGÍA DE ANTENOR ORREGO


1892. 22 de mayo. Nace Antenor Orrego Espinoza en la hacienda Montán, distrito de Lajas, provincia de Chota, departamento de Cajamarca. Sus padres: José Asunción Orrego Asenjo y María Victoria Espinoza Villanueva., propietarios de dicha hacienda.

1902. La familia Orrego Espinoza se establece en Trujillo, donde Antenor cursa los estudios de educación primaria y secundaria en el colegio Seminario de San Carlos y San Marcelo. Allí inicia sus vínculos con miembros del futuro “Grupo Norte”: José Eulogio Garrido, Macedonio de la Torre, Alcides Spelucín, los hermanos Víctor Raúl y José Agustín Haya de la Torre. Con el correr de los años, Trujillo será su ciudad adoptiva.

1910. Ingresa a la Universidad de Trujillo para estudiar en la Facultad de Letras.

El anarcosindicalismo se extiende entre estudiantes y trabajadores manuales de Trujillo y del valle de Chicama.

Revolución mexicana de amplia repercusión de América Latina.

1912. Registra matrícula en primer año de la Facultad de Jurisprudencia, igualmente en la de Ciencias Políticas y Administrativas.

24 de diciembre. Por su calificación de sobresaliente, es premiado en el curso de Derecho Constitucional de la última facultad anteriormente mencionada. La premiación, con la obra de “Derecho Constitucional” de Grinke, la recibe en la ceremonia de clausura del año académico.

1913. Antenor Orrego y Abraham Valdelomar ganan premios en el concurso literario del diario “La Nación” de Lima.

Inicia su publicación la revista “Cultura Infantil” dirigida por Julio Eduardo Mannucci, que también es director del Centro Escolar Nº 241. Circuló hasta 1918. En sus páginas, aparecieron los primeros poemas de César Vallejo. Allí también publicaron sus versos: Alcides Spelucín, Oscar Imaña, Juan Espejo Asturrizaga, Francisco Xandóval. Por su parte, Mannucci, Orrego, José Eulogio Garrido y Federico Esquere escribieron en prosa.

1914. Golpe de Estado contra el presidente Guillermo Billinghurst. Gobierno militar de Oscar R. Benavides hasta 1915.

23 de setiembre. Discurso de Orrego en la Universidad por la fiesta de la primavera.

Aparece la revista “Iris” dirigida por José Eulogio Garrido; en ella publica Antenor diversos artículos.

Discurso de Víctor Raúl Haya de la Torre por la fiesta de la raza.

Orrego conoce a Vallejo por intermedio de Haya de la Torre.

Comienza la primera guerra mundial.

1915. Primeras reuniones de la “Bohemia de Trujillo” o “Grupo Norte”, impulsadas por Antenor Orrego y José Eulogio Garrido.

Orrego es jefe de redacción del diario La Reforma; después será director.

23 de setiembre. César Vallejo recita su poema “Primaveral” desde un balcón frente a la Plazuela O’Donnovan.

Por su composición “Canto a la Primavera”, Oscar Imaña obtiene la Flor Natural en los juegos florales organizados por la Universidad.

12 de octubre. José Eulogio Garrido pronuncia un discurso en la Universidad con motivo de la fiesta de la raza.

Orrego es el guía intelectual de César Vallejo y del Grupo. A fin de año, publica en La Reforma una página íntegra con versos de César Vallejo, Alcides Spelucín, Francisco Xandóval, Oscar Imaña, Eloy Espinoza, así como artículos de Federico Esquerre, Agustín Haya de la Torre y Juan Manuel Sotero.

Vallejo opta el grado de bachiller en letras con su tesis “El romanticismo en la poesía castellana”.

1916. Las actividades culturales se incrementan en Trujillo por parte de los jóvenes intelectuales y del Centro Universitario.

Con motivo del fallecimiento de Rubén Darío, Orrego publica un emotivo artículo sobre el poeta nicaragüense en La Reforma.

Aparece una nota de Orrego en la revista Balnearios, de Barranco, que asimismo le da espaldarazo a Vallejo al reproducir su poema “Aldeana”.

Para participar en la ceremonia de inauguración del monumento a José Gálvez, en la ciudad de Cajamarca, el Centro Universitario decide el viaje de cuatro representantes: Dileo Herrera, Álvaro de Bracamonte, José Eulogio Garrido y Víctor Raúl Haya de la Torre.

Un grupo de estudiantes limeños visita Trujillo. El discurso de bienvenida lo pronuncia Haya de la Torre. Y Vallejo recita un poema en honor a los visitantes.

En el mes de setiembre, el poeta Juan Parra del Riego llega de visita y es recibido con afecto por los intelectuales que aglutinan Orrego y Garrido. Les da el nombre de “Bohemia de Trujillo”. El escritor José Félix de la Puente obtiene el primer premio en el concurso organizado por la Universidad en celebración de la fiesta de la primavera. En la ceremonia de premiación participan Juan Parra del Riego y Víctor Raúl Haya de la Torre, que en aquellos días desempeña la secretaría del Centro Universitario.

12 de octubre. En la ceremonia por el día de la raza, organizada por el Centro Universitario, el poeta César Vallejo declama su poema “América Latina”

15 de diciembre. La comedia “Triunfa vanidad” escrita por Haya de la Torre, es llevada a la escena por la compañía española de comedias dirigida por Amalia de Isaura, que hacía una temporada de teatro en Trujillo en medio de elogiosos comentarios, entre ellos, los de Vallejo y Orrego.

1917. Orrego preside el Centro Universitario, y después Oscar Imaña.

Intensa actividad cultural. Los diarios publican poesías, cuentos, artículos diversos, entrevistas. Además se realizan veladas literarias y llegan a la ciudad compañías de teatro. El Centro Universitario promueve inquietudes intelectuales. Desde La Reforma, Orrego inicia los sábados literarios que acoge la producción de los intelectuales trujillanos. “Orrego se erige en alma y nervio de esta actividad”, anota Espejo Asturrizaga.

Haya de la Torre viaja a Lima para proseguir sus estudios en la Universidad de San Marcos. Al cabo de unos meses regresa, de visita, y en sus disertaciones aboga fervorosamente por los trabajadores de los valles de Moche y Chicama, víctimas de cruel explotación. Luego, Orrego, desde el diario La Libertad inicia una valiente campaña a favor de los obreros. Le acompañan Federico Esquerre, Juan Espejo Asturrizaga, entre otros, que sacuden el ambiente laboral y enarbolan la protesta. Firmado por Orrego, director del mencionado periódico, y Espejo, redactor principal, apareció el manifiesto titulado “Protesta ante el país”, allí dicen: “Queremos pedir a voz en grito, puestas las manos en nuestro corazón, justicia para los millares de infelices trabajadores que son hoy las víctimas anónimas de la explotación y de la bala homicida de la fuerza”.

16 de julio. Vallejo ofrece conferencia en la Universidad.

Alcides Spelucín viaja al exterior: Guayaquil, Panamá, Nueva York, La Habana...

12 de octubre. Orrego sustenta una conferencia en la Universidad de Trujillo, en reemplazo de su catedrático de literatura, Dr. Eleazar Bolona, quien se excusó de participar en el acto por haber asumido el cargo de alcalde de la ciudad el día anterior.

El compositor Daniel Alomía Robles visita Trujillo en compañía del poeta Enrique Bustamante y Ballivián. Los “bohemios” participaron en sus veladas y conferencias.

En noviembre la danzarina Norka Rouskaya actúa en el teatro “Ideal”. Orrego elogia sus cualidades artísticas en artículo publicado en La Reforma.

Revolución rusa. Esperanza de justicia social, distorsionada pronto por regímenes totalitarios, negadores de la libertad y creadores de un poder imperial basado en el capitalismo de estado.

Orrego termina sus estudios de jurisprudencia.

Vallejo viaja a Lima en diciembre para continuar estudios en San Marcos.

1918. Antenor Orrego dirige la revista La Semana.

Junio. Se inicia la Reforma Universitaria en la Universidad Nacional de Córdoba, Argentina, movimiento que se extenderá por toda América Latina.

Fallece Manuel González Prada en Lima.

Termina la primera guerra mundial, con hondas repercusiones en todas las actividades humanas.

1919. Golpe de Estado contra el presidente José Pardo y Barreda. Augusto B. Leguía inicia el oncenio (hasta 1930).

Desde Lima, Haya de la Torre lidera la Reforma Universitaria.

1920. 1º de agosto. Saqueo e incendio en Santiago de Chuco. Vallejo es involucrado. Viaja a Trujillo y es refugiado por Orrego en “El Predio”, su casita de campo, que tenía tomada en alquiler, en el pueblo de Mansiche. El poeta sufre prisión. Orrego es el primero en visitarlo en la cárcel y luego encabeza el memorial en demanda de su libertad.

Aparece el poemario Fogatas de Eloy Espinoza, con prólogo de Orrego, que prosigue publicando sus artículos en La Reforma.

1921. Tras 112 días de prisión, Vallejo logra su libertad y regresa a la casita de Antenor en la campiña de Mansiche. En marzo viaja a Lima.

Haya de la Torre inaugura la Universidad Popular en Lima, nacida en el proceso de la Reforma Universitaria.

Diciembre. El prefecto Temístocles Molina Derteano clausura La Libertad, cuyas páginas apoyan las luchas reivindicatorias de los trabajadores del valle de Chicama, y apresa a su director. Así Orrego inicia la primera de las siete prisiones por defender la libertad, la justicia social, la democracia y educación para el pueblo. Por intervención del ministro Germán Leguía y Martínez, el joven filósofo sale libre, pero es desterrado de Trujillo.

Obligado, viaja a Lima, donde se reencuentra con varios “bohemios” trujillanos: Vallejo, Haya de la Torre, Xandóval, Carlos Manuel Cox, Manuel Vásquez Díaz, Macedonio de la Torre, Crisólogo Quesada, que allí prosiguen sus reuniones y conocen nuevos amigos entre los intelectuales capitalinos.

1922. Publica su primer libro, Notas marginales (Ideología poemática). Aforísticas, en Trujillo.

Aparece en Lima Trilce, de Vallejo, con prólogo de Orrego. Edición al cuidado de Xandóval.

Spelucín regresa del exterior. Encuentro ocasional en Lima con Vallejo y Orrego.

1923. 1º de febrero. Se publica el primer número del diario El Norte, fundado por Antenor Orrego (director) y Alcides Spelucín, con apoyo financiero del empresario minero Juan Alberto Vega Rabines. Redactores: los hermanos Alcides, Belisario y Francisco Spelucín Vega, Juan Espejo Asturrizaga, Carlos Manuel Cox, Eloy B. Espinoza, Manuel Vásquez Díaz, Agustín Haya de la Torre, Francisco Dañino Ribatto, Pedro Lizarzaburu Chávez, Juan Manuel Sotero, entre otros.

23 de mayo. En Lima, manifestación obrero-estudiantil por la libertad de conciencia y contra las pretensiones reeleccionistas de Leguía, organizada por la Universidad Popular y liderada por Haya de la Torre.

17 de julio. César Vallejo y Julio Gálvez Orrego, sobrino de Antenor, viajan a París. “Pronto se agotaron los magros recursos que llevaron los viajeros. Yo pude girarles algunas pequeñas sumas de mis primeros sueldos en instantes angustiosos para ellos. Con el propósito de aliviarlos un tanto, Spelucín y yo, acordamos (…) nombrar a Vallejo como corresponsal del diario [El Norte] en París”. (Orrego)

Víctor Raúl es apresado y el 9 de octubre sale desterrado a Panamá. Viajara a Cuba, México y después a Europa.

Octubre/noviembre. En la Universidad de Trujillo, protestas por la prisión de Haya de la Torre y la defensa de ideas reformistas desemboca en la expulsión de alumnos, entre ellos, Carlos Manuel Cox, Manuel Vásquez Díaz y Eloy Espinoza, del Grupo Norte.

1924. 7 de mayo. Víctor Raúl Haya de la Torre funda la Alianza Popular Revolucionaria Americana (APRA) en México. Entre los primeros en adherirse figura Orrego.

1926. Mayo. Se publica El libro de la nave dorada, poemario de Spelucín, con prólogo de Orrego, que asimismo inicia sus colaboraciones en la revista Amauta, dirigida por José Carlos Mariátegui, en Lima.

Contrae matrimonio con doña Carmela Spelucín Vega.

Desde que viaja a Francia, Vallejo mantuvo correspondencia fluida con Orrego. En 1926, éste le dice que se preparaba para viajar a Europa el año siguiente. Y le envía el libro de Spelucín antes mencionado. Desde París, Vallejo le escribe a Spelucín: “Has logrado, querido hermano, realizar una obra redonda, pareja, definitiva, desbordante de infinito. Con Víctor Raúl la hemos leído con el amor de toda nuestra fraternidad y se no han llenado los ojos de lágrimas”. Además de cartas, el poeta remite al filósofo sus libros Rusia en 1931 y Tungteno, como también periódicos, revistas y libros franceses.

1927. Orrego invita al joven Ciro Alegría a colaborar en El Norte.

Orrego es alumno destacado de la Facultad de Filosofía, Historia y Letras de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.

1928. 23 de setiembre. Nace su primogénita Alicia Carmela Orrego Spelucín.

1929. Sale a luz El monólogo eterno (Aforísticas), en Trujillo.

Continúa su producción intelectual. Publica el artículo “La integración económica latinoamericana”, y prepara su libro Panoramas, por el cual se interesa Mariátegui, con quien mantiene intercambio epistolar. (Dicha obra se perdió).

29 de octubre. Nace su segunda hija, Liliana Orrego Spelucín.

En noviembre es nuevamente apresado.

1930. 22 de agosto. Golpe militar del comandante Luis M. Sánchez Cerro contra el gobierno de Augusto B. Leguía.

Orrego viaja a Lima, pero por orden de la Intendencia de esa ciudad, es obligado a retornar a Trujillo por considerársele “molesto y peligroso para el gobierno”.

21 de setiembre. Fundación del Partido Aprista Peruano en Lima.

Noviembre. El semanario Crítica de Chiclayo publica un número especial dedicado a Orrego, con nota de Juan José Lora y poema de Francisco Xandóval.

1931. Es elegido en cabildos populares para representar al norte en la Junta de Gobierno de David Samanez Ocampo, pero este anhelo mayoritario no se cristaliza.

13 de mayo. El periodista Manuel Seoane, al retornar de su destierro en Argentina, funda el diario La Tribuna, en Lima.

14 de mayo. Nace su hijo Antenor Orrego Spelucín.

25 de julio. Víctor Raúl regresa al Perú, tras ocho años de destierro. El pueblo de Trujillo le tributa emotiva recepción en la plaza de armas, con discurso de Orrego.

11 de octubre. Elecciones generales. Según la Enciclopedia Británica, Sánchez Cerro ganó la presidencia de la república “gracias al empleo de medios fraudulentos”.

Diciembre. Navidad de sangre en Trujillo; las fuerzas del orden masacraron a militantes apristas en su propio local partidario. Igualmente hubo matanzas en Ascope y Paiján.

1932. 17 de febrero. Fuerzas del gobierno allanan el Congreso Constituyente.

18 de febrero. 23 parlamentarios son desterrados del país, entre ellos, Carlos Manuel Cox y Alcides Spelucín, representantes por La Libertad y que habían formado parte del Grupo Norte. También otros parlamentarios de la Generación del Centenario: Luis Alberto Sánchez y Manuel Seoane.

6 de mayo. Es apresado Haya de la Torre en Lima.

Orrego es apresado en Trujillo. Su cautiverio dura 15 meses.

9 de mayo. El gobierno clausura la Universidad de San Marcos.

7 de julio. Revolución de Trujillo. Militantes apristas se apoderan del cuartel O’Donnovan. En los días siguientes, el gobierno de Sánchez Cerro ordena bombardear la ciudad por tierra, mar y aire, para debelar el movimiento en proceso de expansión a otros ámbitos. Millares de ciudadanos fueron fusilados en Chan Chan y Mansiche.

20 de julio. Mediante decreto supremo, el gobierno clausura la Universidad de Trujillo, por los sucesos de la revolución.

1933. Enero. Orrego es recluido en los aljibes del Real Felipe, en el Callao, donde con otros presos políticos sostiene una huelga de hambre de once días.

30 de abril. El presidente Sánchez Cerro es asesinado al salir del hipódromo de Santa Beatriz. El general Oscar R. Benavides asume el gobierno por un periodo de tres años, según decisión del Congreso.

9 de agosto. Benavides promulga la Ley de Amnistía. Haya de la Torre, Orrego y demás presos políticos, salen en libertad. Pero al poco tiempo Orrego va una vez más prisión.

Orrego dirige transitoriamente La Tribuna. Intensifica su actividad periodística en el exterior por medio de diarios y revistas de América y Europa: “Humanismo” y “Cuadernos Americanos” (México), “La Nueva Democracia” (Nueva York), “Claridad” (Buenos Aires), “Cuadernos” (París).

1934. El general Benavides se consolida en el poder por medios autoritarios. Haya de la Torre y otros opositores al gobierno sufren terrible persecución.

1935. Continúa la persecución. Es apresado Carlos Manuel Cox.

1936. 11 de octubre. El Dr. Luis Antonio Eguiguren, triunfa en las elecciones presidenciales, apoyado por el Partido Aprista Peruano. El gobierno de Benavides le impide asumir el poder. El Congreso prorrogó el gobierno de Benavides por tres años más.

Protestas en todo el país. Opositores al gobierno sufren persecución, son apresados o salen al exilio a Chile y otros países. Orrego está en prisión.

1937. 15 de febrero. El líder obrero y ex constituyente (1931) Manuel Arévalo, discípulo de Orrego, es torturado y asesinado por fuerzas del gobierno en el trayecto de Trujillo a Lima, en Colorado Chico, entre Huarmey y Pativilca. Profundamente conmovido, Orrego en su Ofrenda de Pueblo-Continente anota: “¡Cuánta efusión fraternal prodigó Manuel Arévalo, el hermano mártir, al mecanografiar estas páginas que él comprendió y amó tanto, y que –sarcasmo del destino- no vería nunca publicadas!”

Orrego está en prisión

1938. Orrego continúa preso.

15 de abril. Fallece en París, César Vallejo.

1939. Pueblo-Continente. Ensayos para una interpretación de la América Latina se edita en Santiago de Chile. (Escrito entre 1936 y 1937).

8 de diciembre. Manuel Prado Ugarteche asume la Presidencia de la República, dispone amnistía y los presos políticos logran su libertad, Orrego, uno de ellos.

1941. Alcides Spelucín recluido en “El Sexto” de Lima.

1944. Orrego sufre prisión.

1945. Es elegido Senador por el departamento de La Libertad. También lo es Alcides Spelucín.

José Luis Bustamante y Rivero es elegido Presidente de la República.

Orrego integra la Comisión Bicameral constituida para elaborar la Ley de Reforma Universitaria.

1946. 24 de abril. El Presidente de la República promulgó el Estatuto Universitario o Ley de Reforma Universitaria Nº 10555. Gracias a esta norma: “La vida universitaria renació pujante y se mantuvo con brillo inusitado hasta 1948”, anota el historiador Carlos Daniel Valcárcel. Y Gabriel del Mazo, abanderado de la Reforma Universitaria argentina escribe: “Es el documento más importante en nuestra América sobre legislación universitaria”.

9 de mayo. Orrego solicita ser nombrado docente del curso de Cultura Indoamericana de la Facultad de Letras de la Universidad de Trujillo. Con fecha 11, el decano da cuenta de dicha solicita a la Junta Reorganizadora.

13 de mayo. El Consejo Universitario acuerda nombrarlo catedrático del curso antes mencionado.

15 de mayo. La Asamblea Universitaria lo elige Rector, por abrumadora mayoría de votos.

20 de mayo. La Universidad de Trujillo le confiere el grado de Doctor Honoris Causa, y de inmediato asume su cargo de Rector.

1947. 10 de setiembre. Recibe para la Universidad 30 hectáreas de terreno, donadas por el Dr. Vicente González de Orbegoso y Moncada, para la construcción de la ciudad universitaria, gestionadas por intermedio de Haya de la Torre. (Posteriormente la donación se amplió a 40 hectáreas). Inicia los trabajos de dicha obra.

Logra la transferencia del ejido denominado “Grama de Mansiche” para la construcción de la futura Facultad de Medicina. Inicia el proceso para establecer esta Facultad, con la colaboración del notable científico Dr. Eleazar Guzmán Barrón.

1948. Zozobra política. El gobierno se encuentra en dificultades.

27 de octubre. Golpe militar del general Manuel A. Odría contra el Presidente Bustamante y Rivero. El Congreso de la República es clausurado.

Por orden del gobierno de facto, el ejército asaltó el local de la Universidad Nacional de Trujillo. Termina el rectorado de Orrego, interrumpido arbitrariamente por la política gubernamental. Su duración: 2 años, 5 meses, 7 días, periodo en el cual realizó encomiable labor según los principios de la reforma universitaria y creó nuevos organismos académicos.

1949. Orrego dirige La Tribuna, en la clandestinidad. Es apresado.

Haya de la Torre asilado en la Embajada de Colombia (Lima); allí permanecerá 5 años, 3 meses y 3 días.

1950. La Junta Militar de Gobierno convoca a elecciones. Candidato único, el general Odría es elegido Presidente de la República. Prosigue su autoritarismo.

1951. Orrego en la clandestinidad.

1952/1953. Sufre prisión. Sale absuelto.

1955. Febrero. Aparece La dimensión de la piedra del poeta Julio Garrido Malaver, con prólogo de Orrego.

1956. Manuel Prado Ugarteche es elegido para un segundo periodo presidencial.

El nuevo gobierno decreta amnistía política. El Partido Aprista Peruano recobra su legalidad. Ciudadanos encarcelados por sus ideas, salen en libertad; otros regresan del exilio.

Orrego visita Trujillo. Reuniones con sus antiguos amigos del Grupo Norte: Xandóval e Imaña, y los de nuevas agrupaciones literarias: “Cuadernos Trimestrales de Poesía”, “Peña del Mar” y del naciente “Grupo Trilce”.

1957. Publica la segunda edición de Pueblo-Continente, en Buenos Aires, Argentina.

Dirige La Tribuna de Lima. Allí escribe su columna “Efigie del Tiempo”.

1958. Deja la dirección de La Tribuna.

1959. Agosto. Viaja, por primera vez al exterior, invitado para participar en el Simposio en Tres Actos sobre la Obra de César Vallejo, organizado por la Universidad Nacional de Córdoba, Argentina, realizado entre el 12 y 16 de agosto.

8 de noviembre. El Grupo Trilce de Trujillo le tributa homenaje. El discurso de orden lo ofrece Teodoro Rivero Ayllón.

1960. 10/14 de julio. Realiza su segundo viaje fuera del Perú, visita México, en el vuelo inaugural de Aerolíneas Peruanas, como representante de La Tribuna.

17 de julio. Fallece de una repentina afección cardiaca. Deja un poema en que anuncia su propia muerte.

lunes, agosto 23, 2010

POCOS CONOCEMOS NUESTRA HISTORIA Y QUIEN FUE EN VERDAD BOLIVAR………

Lo que no se dice de Bolívar, hay que difundirlo:

Bolívar era un hombre de 1.63 m de estatura y un tanto azambado, al cual desde niño sus educadores le enseñaron la historia de los pueblos particularmente la del Perú y sus riquezas y parece que, desde muy temprana edad, mantuvo una serie de prejuicios hacia el Perú.

Sin Bolívar el Perú no se hubiera independizado el año 1824. Pero sin él el Perú hubiera sido más grande y fuerte. Nuestro libertador sacrificó, expolió, engañó y cercenó al país a tal extremo, que ninguna otra nación latinoamericana jamás llegó a pagar por su independencia lo que el Perú pagó por la suya, ninguna otra tampoco estuvo en tanto peligro de perder aún más. Sin Bolívar nuestra independencia hubiera demorado unos años. Con Bolívar nuestras pérdidas fueron irrecuperables.

En solo quince meses Bolívar logró la victoria contundente que puso fin a trescientos años de colonialismo. Pero la premura por independizarnos el año 1824 nos costó, entre muchas cosas, la pérdida de más de la mitad del territorio nacional . ¿Ha habido otro país latinoamericano que haya pagado por su independencia más de un millón cien mil kilómetros cuadrados? Bolívar no se contentó con despojarnos de Guayaquil y el Alto Perú, también pretendió apoderarse de Jaén y Maynas (que en esos tiempos abarcarían más de cien mil kilómetros cuadrados, esto es el 10% del territorio nacional actual) y regalar a Bolivia la costa desde Tacna a Antofagasta.

Otros pagos por nuestra independencia el año 1824 fueron: el continuo atropello a la constitución, el mancillamiento del parlamento, la traición a la población indígena, la restauración de la esclavitud (que había sido abolida por San Martín) y lo peor de todo (peor aún que la pérdida de la mitad del territorio nacional) fue el mal ejemplo de caudillaje militar que dejó un libertador quien, a pesar de su carisma, indudable genio e inteligencia, no fue capaz de comprender que el Perú no necesitaba un modelo como él ni como Napoleón ni el César, sino como el de Washington o Jefferson. Por eso Bolívar al morir, no dejó ni herederos ni herencia (murió pobre y abandonado y enterrado con una camisa prestada), solo burdos imitadores y caos que hasta ahora en pleno siglo XXI siguen amenazando con sus personalidades torcidas e ideas por demás obsoletas.

Nuestro libertador se convirtió en el peor enemigo que ha tenido el Perú en su historia. La ambición de Bolívar por desplazar a San Martín como el libertador del Perú surgió a medida que fueron aumentando sus triunfos en Venezuela y Colombia, aunque realmente fue consecuencia de un proceso que estuvo latente en su mente desde hacía mucho tiempo atrás. Sus primeros estudios como se ha mencionado, sobre la historia de los pueblos, inculcó en él una mezcla de admiración y envidia por la riqueza del Perú, unido a un justificado desprecio a la acomodaticia sociedad limeña, que a veces hacía extensivo inmerecidamente a la población en general. Todos estos sentimientos desembocaron en un temor a que el Perú, luego de su independencia, pudiese alcanzar en América del Sur la hegemonía que ya había ejercido en la colonia.

Por otro lado, ahora que sus seguidores hablan de ir en contra del imperialismo; Bolívar, mucho antes que sus triunfos en Venezuela y Colombia escribió cartas desde Jamaica (1815) en las que refleja su ambición de poder y apela a cualquier recurso incluyendo someterse y negociar con el imperio del momento, ofreciendo descaradamente territorios y pueblos ajenos, así en carta que dirige a Maxwell Hyslop, importante hombre de negocios inglés, le pide ayuda material y económica a cambio de regalarle países que no le pertenecen (Panamá y Nicaragua):
(…) Ventajas tan excesivas pueden ser obtenidas por los mas débiles medios: veinte o treinta mil fusiles; un millón de libras esterlinas; quince o veinte buques de guerra, municiones, algunos agentes y los voluntarios militares que quieran seguir las banderas americanas (…) Con estos socorros pone a cubierto el resto de América del Sur y al mismo tiempo se puede entregar al gobierno británico las provincias de Panamá y Nicaragua, para que forme de estos países el centro del comercio del universo por medio de la apertura, que rompiendo los diques de uno y otro mar, acerque distancias mas remotas y hagan permanente el imperio de Inglaterra sobre el comercio.
En otra carta, que después es conocida como la Carta de Jamaica, hace un análisis de los países de América del Sur y las probabilidades que tienen para resolver los problemas políticos, económicos y sociales. Sobre el Perú dice entre otras cosas lo siguiente:
(…) El virreynato del Perú, cuya población asciende a millón y medio de habitantes, es sin duda el más sumiso y al que mas sacrificios se le han arrancado para la causa del rey, (…) Chile puede ser libre. El Perú por el contrario, encierra dos elementos enemigos de todo género justo y liberal: oro y esclavos. El primero lo corrompe todo; el segundo está corrompido por si mismo. El alma de un siervo rara vez alcanza a apreciar la libertad; se enfurece en los tumultos o se humilla en las cadenas. (…) Supongo que en Lima no tolerarán los ricos la democracia.
Cuando Bolívar menciona los esclavos y siervos, aludía principalmente a los indígenas, por los cuales no guardaba ninguna estimación (en otra de sus cartas decía: 'los indios son todos truchimanes, todos ladrones, todos embusteros, todos falsos, sin ningún principio moral que los guie'). Bolívar no cambió de opinión sobre los indígenas durante la preparación de la guerra por la independencia, a pesar de la ayuda que recibió de los guerrilleros indígenas y de los batallones peruanos, formados principalmente por indios.

Con ese criterio de por medio, dispuso de la vida de indígenas sin mayor reparo ni consideración. Fue así como se originó el triste, despiadado y poco divulgado asunto de los miles de peruanos que reemplazaban las bajas colombianas y que luego de la Independencia fueron enviados con engaños a la Gran Colombia donde murieron presa de las fiebres tropicales y el maltrato. Fueron aproximadamente 6,000 peruanos y las condiciones en que vivieron los indígenas peruanos expatriados eran lamentables. Vidaurre, (aquel intelectual que fue tan sumiso y leal a Bolívar y que posteriormente dio un giro de 180 grados convirtiéndose en uno de sus más críticos y opositores) cuando estuvo de tránsito en Panamá le escribió al Presidente La Mar: 'He visitado los cuerpos de tropas devueltos a Colombia. En los primeros, para cada cien soldados peruanos había un colombiano . En los segundos, conducidos por el general Antonio Valero, no hay un solo hombre que no sea de mi país, si se exceptúa la oficialidad. ¿Pero que clase de hombres? Tomados de improviso en medio de las calles y plazas, sin respetar su edad, oficio ni pertenencia. Aquí presencie el llanto de un pintor que dejaba a su mujer y cinco hijos; aquí conocí esclavos de muy buenos y fieles patriotas; aquí acompañé el llanto de serranos infelices que iban a morir con la diferencia del clima'.

También fueron llevados 'reemplazos peruanos' a Bolivia, pero en ese caso la cercanía y las circunstancias harían mas llevadera la ignominia, y más fácil la deserción para regresar al Perú.

La suerte final que corrieron esos miles de peruanos enviados por el libertador realmente nadie la sabe; las guerras civiles en el Perú y en Venezuela y Colombia agravaron su situación. Pasaron más de 25 años cuando en un período de cierta estabilidad política se encontró a un pequeño grupo de sobrevivientes peruanos en Colombia y otro en Venezuela. Ellos fueron repatriados en 1852 y 1857. Los jóvenes que salieron de 25 años tendrían 50. Serían ancianos, si consideramos el promedio de expectativa de vida de ese tiempo. Ningún historiador le ha reprochado esta canallada a Bolívar. Y no hablemos de las propiedades de los indígenas que les fueron arrebatadas y fueron vendidas para proveerse de fondos y por último el retorno a la esclavitud que había sido abolida por San Martín.

Por eso y muchas cosas más, es que debemos recordar esta magna fecha, a pesar de que inicialmente ese ejército libertador fue conformado por extranjeros y luego reemplazados por peruanos que fueron el cimiento del Ejército del Perú.

Pero tampoco debemos olvidar lo que hizo y pretendió Bolívar en el Perú.

Hernán Ayín Schiaffino
 
Blogger Templates